El papel fundamental de la boca en nuestra salud

Hoy queremos compartir con vosotros este interesante resumen sobre las funciones bucales de Phb. Como sabéis, para que se realicen correctamente las distintas funciones de la boca, mantenerla sana es muy importante. Entre ellas podemos reconocer:

Función de respiración: La boca participa activamente en la respiración e interviene tanto para tomar como para eliminar el aire durante la respiración. Ciertas personas solo utilizan la boca en su respiración habitual (son los denominados respiradores bucales). Frecuentemente presentan una obstrucción en la vía nasal y se acostumbran a respirar mayormente por la boca. La respiración bucal puede generar una alteración en el crecimiento y el desarrollo de los músculos de la cara, los huesos maxilares y la posición de los dientes. Función digestiva: La boca es el primer órgano y el punto de inicio del aparato digestivo y gracias a ella, podemos: recibir, cortar, masticar, triturar, moler, digerir y tragar alimentos. Con una boca enferma, nos exponemos a un proceso digestivo y a una digestión deficiente.

Función sensorial y sensitiva: La boca participa activamente en el proceso de la percepción del sabor y en el sentido del gusto, ya que la lengua está recubierta de las denominadas papilas gustativas). Estas son los receptores que nos permiten diferenciar y reconocer los sabores:, amargo, dulce, agrio y salado. A la vez, una boca sana facilita nuestra relación con el mundo que nos rodea, ya que es uno de los elementos más útiles y especializados que tenemos en el cuerpo para percibir las propiedades de las cosas. En los primeros años de nuestra vida, la utilizamos más que otros sentidos para descubrir la consistencia y textura de las cosas. Observe qué hace un niño pequeño y verá que se lleva los objetos desconocidos a la boca, mucho más que a los ojos u orejas. A la vez, si toma un grano de arena entre los dedos o si lo observa, podrá identificar sus propiedades de un modo mucho más limitado en comparación de tomarlo entre sus dientes.

Función de protección: gracias a la avanzada propiedad que tiene la boca para percibir los sabores y las texturas de los alimentos y de las cosas, juega un rol muy importante en nuestro sistema de defensa y en nuestra autoconservación. Por ejemplo, si recibimos un alimento extraño o en mal estado, nuestra boca nos avisa respecto al riesgo de ingerirlo y muy probablemente lo escupamos. Por supuesto, no hay que olvidar que una correcta salud bucal actúa como barrera para la entrada de microorganismos en el resto del cuerpo. Función de comunicación: la boca además nos permite comunicarnos de manera eficaz. Pues con ella no solo emitimos sonidos y practicamos el habla, sino que también realizamos distintos gestos, ademanes, silbidos, etc. con los que nos comunicamos con las demás personas. Es decir, participa a la vez en la comunicación verbal y en la comunicación no verbal (risa, sonrisa, muecas, etc).

Función de autoestima: las características externas de la boca y la presentación de nuestros dientes forman parte de nuestra apariencia física. Por consiguiente, son muy importantes en la imagen que proyectamos a los demás, y el tener una boca agradable favorece las relaciones humanas y eleva nuestra autoestima. Una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano y de una persona bien integrada en la sociedad.

Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Asegúrate de rellenar correctamete los campos marcados con *