Consejos para un blanqueamiento perfecto

Esta semana, compartimos nuestra publicación en la web Nosotras.com para daros a conocer todos los detalles sobre los últimos tratamientos que blanquean los dientes de forma efectiva y segura. No dudéis en consultarnos cualquier duda al respecto y visitarnos para probar un blanqueamiento de primera mano.

Una sonrisa blanca, limpia y bonita no sólo es un signo de higiene y aseo personal sino que incrementa el atractivo físico y la autoestima. Por el contrario, los dientes mal cuidados y teñidos pueden acarrear una pérdida de confianza que repercutirá en nuestra vida social. Es por esto que el color dental es uno de los temas más recurrentes y solicitados en la consulta del odontólogo. Para mejorar el aspecto de dientes teñidos, amarillos o que han adquirido un tono grisáceo existen actualmente multitud de tratamientos estéticos rehabilitadores. Si quieren conseguir unos dientes más blancos es imprescindible cerciorarse de que el tratamiento no dañe las piezas dentales y de que se cuenta con unos resultados visibles garantizados.

El blanqueamiento es una técnica que, eliminando los residuos y tinciones, consigue dejar al descubierto un esmalte limpio y clareado de nuevo. El más recomendable es el que trata la dentina en su totalidad, es decir, en el que los productos blanqueadores atraviesan el esmalte para actuar directamente sobre la dentina, que es la responsable del color del diente, mediante la combinación de un tratamiento en casa con una férula nocturna, junto con una o varias sesiones en clínica, para así obtener un resultado óptimo. Para ello, es necesario aplicar esta técnica en distintas sesiones que pueden durar semanas pero que arrojan los mejores resultados. La pregunta más habitual es: ¿cuánto me durará el blanqueamiento? Pues bien, esto es muy variable y depende de cada paciente. Los hábitos de higiene y el estilo de vida son los factores principales que determinan la duración. Los pacientes que sean fumadores o lleven una dieta rica en vino, café o té y aquellos que no cuiden su higiene sin duda disfrutarán menos tiempo de unos dientes más blancos. En cualquier caso, una vez que se consigue el color deseado, es conveniente entrar en un protocolo de mantenimiento con el fin de mantener el color estable el máximo tiempo posible.

Cabe la posibilidad de que un blanqueamiento no se pueda llevar a cabo si existe sensibilidad dentaria severa, ya que podría agravar esta situación. Si la sensibilidad es leve, se pueden emplear productos desensibilizantes antes y durante el tratamiento con el fin de prevenir la aparición de la misma. Tras el proceso, se debe continuar manteniendo una buena higiene oral y evitar sustancias que manchan los dientes y no olvidar la visita periódica a la consulta del dentista para que nuestra sonrisa permanezca sana y bonita.

Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Asegúrate de rellenar correctamete los campos marcados con *