¿Cómo es la caída de los dientes de leche?

Los dientes de leche, que también se llaman dientes temporales, son tan importantes como los dientes adultos. Los dientes de leche suelen empezar a aparecer cuando el bebé tiene entre seis meses y un año. Por lo general, los niños tienen el conjunto completo de los 20 dientes de leche a la edad a los 3 años. Pero en la mayoría de los casos no es hasta los 5 años, cuando estos dientes empiezan a ser sustituidos por los definitivos. El proceso completo termina al cumplir los 12 años.

Sin embargo, lo que vale para la mayoría no es necesariamente una norma. De hecho, algunos niños empiezan a cambiar los dientes a los 4 años y otros no lo hacen hasta los 7. Pero es la pérdida precoz de dientes a la que hay que prestar atención y consultar con el odontopediatra, ya que podría ocurrir que la caída se haya producido sin que el diente definitivo esté listo para salir. En i2 implantología os asesoraremos hacia una correcta salud oral de los niños.

La pérdida de los dientes de leche suele ser dolorosa. Lloros frecuentes, irritabilidad, nerviosismo y problemas para comer son algunos de los síntomas. Cuando los dientes aparecen, algunos niños pueden tener llagas o encías doloridas.
¿Qué podemos hacer para aliviar el olor?
- Frotar con suavidad las encías del niño con un dedo limpio, una cuchara pequeña y fría o una gasa húmeda puede reconfortarle.
- También puede darle un mordedor para que lo muerda, preferiblemente enfriado durante unas horas en la nevera.
- Darles fruta cortada en trozos fríos, para que puedan morder alimentos como por ejemplo un trozo de manzana o de zanahoria.
- Si el niño continúa mostrándose malhumorado o tiene dolor, acude al pediatra o al dentista.

Una vez que los más pequeños de la casa tengan los dientes definitivos es muy importante empezar a educar al niño en la práctica de una buena higiene dental, supervisando el cepillado al menos hasta que cumpla los 8 años.

¿Qué puedes hacer para que aprendan a cepillarse los dientes con facilidad?
- Supervisa sus primeros cepillados, siéntate con tu hijo para que pueda ver lo que estás haciendo con el cepillo de dientes y trate de imitarlo.
- Cuando se lave los dientes, dale una pequeña cantidad del tamaño de un guisante de pasta dental mejor sin flúor hasta que el niño pueda escupir.
- También te aconsejemos que le compres a tu niño un cepillo de dientes nuevo cada dos o tres meses para reducir la proliferación de bacterias dañinas y también para mantener el cepillo en buen estado.

Recuerda que una visita al dentista a una edad temprana es muy importante. Además de comprobar si presentan caries dental u otros problemas bucodentales en i2 implantología les enseñamos a limpiarse los dientes del niño correctamente y a evaluarle sus primeros hábitos nocivos.

Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Asegúrate de rellenar correctamete los campos marcados con *