Ortodoncia: todo lo que debes saber

¿Qué es la ortodoncia?
La Ortodoncia es la especialidad dental que se encarga de corregir la posición defectuosa de los dientes y las anomalías de sus correspondientes huesos.

¿Cuáles son sus beneficios?
Un tratamiento, correctamente ejecutado, consigue el oportuno alineamiento de los dientes y normaliza la posición y el tamaño del maxilar y la mandíbula. De esta manera, los dientes pueden encajar bien entre ellos, procurando la completa masticación de la comida. Al funcionar bien, los dientes no se estropean y se mantienen saludables, lo que asegura una larga vida a la dentadura. Además, unos dientes derechos mejoran la sonrisa y, por tanto, la estética.

¿Por qué se producen los defectos en la posición de los dientes?
Existen varias causas, pero las más frecuentes son las siguientes: la influencia de la herencia familiar; el consumo de alimentos blandos, que merma el tamaño de los huesos para albergar toda la dentadura; el hábito prolongado de chuparse el dedo o usar el chupete, que produce un avance perjudicial de la dentadura superior; la pérdida prematura de dientes y muelas de leche, por abuso de dulces que complica la aparición de la dentadura definitiva; la mala respiración por la nariz, por inflamación de amígdalas y vegetaciones o por alergias nasales que empeoran el desarrollo normal de la dentadura.

¿Qué tipos de tratamiento hay?
Existen varias modalidades de tratamiento, según el problema a corregir y la edad del paciente.

¿Cómo son los aparatos?
Los aparatos correctores pueden ser removibles o fijos. Los aparatos removibles constan de una delgada placa que se ajusta al paladar, a la que se agregan diversos elementos metálicos, capaces de mover los dientes con sus correspondientes huesos. Los fijos constan de unos minúsculos soportes pegados a los dientes, que alojan unos alambres especiales que proporcionan la energía necesaria para los movimientos.

¿Cuánto dura el tratamiento?
Al igual que el médico no puede asegurar la curación definitiva de una enfermedad con total garantía, lo mismo sucede con la Ortodoncia. El tratamiento tiene como objetivo conseguir una dentadura eficiente, sana, perdurable y bella. El éxito definitivo depende de factores tan variables como la reacción de los dientes y huesos al movimiento, el acierto clínico del profesional, la cooperación del paciente, la presencia de factores hereditarios, etc.

¿A qué edad?
Los defectos en la posición de la dentadura y sus huesos correspondientes pueden comenzar a manifestarse a temprana edad, generalmente cuando el niño va perdiendo los dientes de leche y son sustituidos poco a poco por los dientes definitivos. Este es el momento ideal para solicitar consejo del dentista. Durante el periodo que abarca la niñez y la adolescencia, de los 6 a los 14 años, es cuando la mayoría de pacientes reciben el tratamiento de ortodoncia, en función de la salida de los dientes y muelas permanentes, y del crecimiento del maxilar y la mandíbula, cuyos defectos manifiestos requieren de una corrección inmediata. El tratamiento de pacientes adultos es necesario para corregir el progresivo deterioro de la dentadura y alargar su deseable existencia.

Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Asegúrate de rellenar correctamete los campos marcados con *