Cuida tus dientes en verano

Con el calor aumentan los problemas bucodentales y extremar la higiene dental se hace más necesario que nunca para no tener problemas en vacaciones.

El calor hace que aumenten las bacterias y la boca es uno de los lugares más sensibles. Al ser el lugar por donde primero pasan los alimentos, las bacterias pueden actuar en la boca y por eso son frecuentes enfermedades como caries o gingivitis.

Es común que en verano, si salimos a comer o a cenar fuera no nos lavemos los dientes, con lo que pueden aparecer las temidas caries. También pasamos más tiempo fuera de casa e ingerimos alimentos y bebidas con un alto contenido en azúcar, como son los helados o los refrescos. El hecho de que no tengamos a mano el lugar y las herramientas para mantener la higiene dental cotidiana no debería ser un impedimento para concienciarnos de la importancia de este gesto.

La deshidratación, frecuente en verano, es otro de los factores determinantes para que aparezcan los problemas bucodentales. Una persona deshidratada pierde la capacidad de salivación y con ella, su labor desinfectante, por eso es posible que aparezcan procesos de gingivitis o periodontitis.

Es necesario cepillarse los dientes al menos dos veces al día, incluyendo el cepillado de la lengua y el interior de las mejillas, para asegurarnos la completa desaparición de las bacterias.

Pero en la medida de lo posible sería ideal aumentar la higiene llevando con nosotros un set de higiene bucal de viaje, apto para llevar en cualquier bolso, y utilizarlo después de cada comida.

Se recomienda no abusar de las bebidas azucaradas, el alcohol o el tabaco y consumir alimentos que nos protejan de la aparición de bacterias como la fruta, verdura, y sobre todo, beber mucha agua.

Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Asegúrate de rellenar correctamete los campos marcados con *