5 claves contra el mal aliento

La halitosis afecta por igual a hombres y a mujeres. La razón principal de aparición del mal aliento se debe a la presencia de unos gases que se acumulan en la lengua, una zona que solemos excluir al cepillarnos los dientes. Hay personas que no son conscientes de su halitosis por intensa que sea, mientras que otras viven obsesionadas con una halitosis imaginaria y a pesar de explicarles que su aliento no huele mal, no lo aceptan. Esta situación da lugar a una patología llamada halitofobia. La halitosis, afortunadamente, ha dejado de ser un tema tabú y en i2 implantología te damos las claves para aprender a combatirla.

Según datos divulgados por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis en alguna ocasión y, tal y como comentábamos, esta condición acarrea consecuencias por las posibles implicaciones de salud, pero también porque afecta al individuo que la padece a nivel psicológico. El plan de acción para combatirla es el siguiente:

1. Acuda al dentista, para evaluar la situación y posibles causas.
Con su visita al especialista podrá evitar la formación de placa, eliminar el sarro y descartar la enfermedad periodontal. Además de recibir el mejor diagnostico y seguimiento ante su problema.

2. Evite el consumo de alimentos ricos en grasa, ajo, picante, cebolla o alcohol.
Existen infinidad de causas que originan halitosis: el ayuno prolongado, la obstrucción nasal, la sinusitis, diversas enfermedades metabólicas, el consumo de alcohol, el tabaco, el abuso de una dieta hiperproteica.

3. Frote su lengua durante el cepillado.
Además debemos lavarnos muy bien los dientes, incluyamos en nuestro cepillado las zonas interdentales y la lengua por arriba y por abajo. Para lograr que el proceso de higiene bucal sea más efectivo, los expertos de dicha sociedad aconsejan el uso de cepillos y dentífricos de calidad, cepillitos interproximales, hilo dental, limpiador lingual y colutorios.

4. Apóyese en productos naturales, como las hojas de menta o el té verde.
Un estudio de la Universidad British Columbia (Vancouver, Canadá), recogido en La Revista Científica del Ilustre Consejo de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España (RCOE), señala que estas infusiones disminuyen de forma asombrosa la concentración de sustancias en descomposición de la boca, además de ejercer un poderoso efecto desodorante.

Por ejemplo: “Es recomendable frotar la lengua con hojas de menta (así eliminamos la película bacteriana depositada en la superficie lingual), masticar hojas de perejil (la mayor producción salival y el olor tan intenso de esta planta ayudan a eliminar el mal olor) y tomar infusiones de té verde.

Comentarios

Déjanos aquí tu comentario

Asegúrate de rellenar correctamete los campos marcados con *